Blog

El uso de la Inteligencia Artificial en la educación: Tu asistente personal docente

El uso de la Inteligencia Artificial en la educación: Tu asistente personal docente

Categorías:

Odilo

La irrupción de la Inteligencia Artificial (IA) en el ámbito educativo ha marcado un cambio significativo en la forma en que se enseña y se aprende. La integración de la IA en la educación ha abierto nuevas posibilidades, desde la personalización del aprendizaje hasta la automatización de tareas administrativas, transformando la experiencia educativa al completo. 

Sin embargo, esta evolución no está exenta de controversias, ya que algunos docentes expresan preocupaciones sobre el uso de la IA en las aulas. Algunos temen que la IA pueda reemplazar la labor docente tradicional, generando resistencia e incertidumbre en torno a su implementación, llegando incluso a su prohibición.

La UNESCO ha estado a la vanguardia en la exploración de los beneficios y desafíos de la IA en la educación. A través de iniciativas y programas, desde el año 2019 con el Consenso de Beijing, aportando orientaciones, hasta sus últimos informes que plantean el uso ético, responsable, ejemplos, etc.

El impacto de la IA se ha intensificado desde la salida de varias IA generativas en los últimos años que han permitido aumentar la productividad en todos los campos, elaborando todo tipo de objetos digitales. Lo que se ha ido popularizando y cada vez más ha ido abriéndose paso en la educación, en especial entre los docentes, ya que supone:

  • Reducción de tiempos en las propuestas educativas innovadoras como las metodologías activas.
  • Facilitación de actividades mediante iniciativas atractivas.
  • Apoyo en la diversidad de actividades que lleguen a todo el estudiantado.

No obstante, ¿Cómo la IA puede facilitar el trabajo del docente?

Implementando el apoyo metodológico para el desarrollo de la educación

Si nos centramos en las IA generativas, las más populares y accesibles son las llamadas de modelo largo de lenguaje (o LLM) las cuales permiten generar, en su mayoría, textos. Estas IA son las más temidas por el profesorado, ya que fácilmente pueden generar respuestas rápidas para los estudiantes, elaborar trabajos completos, etc.

Sin embargo, el verdadero reto no es lo que hace la herramienta, en este caso, organizar varias palabras y ordenarlas de manera coherente para responder a un tópico con unas características indicadas por el usuario, sino el uso que podamos hacer de ella; y es que la IA puede ser un gran asistente para el docente.

En la creación de textos y actividades, tarea que implica más tiempo, suele ser la organización y secuenciación de contenidos. Si a esto le sumamos que para la implantación de metodologías activas es algo complejo y que muchos docentes necesitan de apoyo, la disponibilidad de un asistente que ayude y pueda generar ejemplos de programaciones con estas metodologías puede ser de gran ayuda.

Es por ello que, con órdenes precisas y muy descriptivas, La IA es capaz de crear actividades y propuestas de cierta calidad que ayuden al docente a hacer propuestas innovadoras, mejorando el impacto y eficiencia, mejorando el enganche con sus estudiantes, desarrollando su competencia metodológica, etc.

La narrativa como el elemento que marca la diferencia  

Ahora que ya hemos generado nuestra propuesta metodológica activa, con su secuenciación ajustada y propuestas de actividades, hace falta darle vida. Las actividades se vuelven más dinámicas y atractivas mediante el empleo de narrativas que capten la atención y sustenten las iniciativas.

No es lo mismo proponer la creación de una presentación, documento, solución, que hacer ver la necesidad de ello para solventar un problema concreto. Pero, el docente, además de ser un experto pedagogo, ¿también tendría que ser un reconocido escritor? Desde luego, no es necesario.

La IA generativa permite, como buena organizadora de palabras, elaborar textos y narrativas que puedan ser atractivas al estudiantado. Por lo tanto, con una simple temática, y un esbozo del hilo argumental, esta será capaz de generar esa introducción al proyecto, un relato previo del problema, una situación retadora, etc.

En este momento del proceso, la IA se convierte en ese ayudante que tanto necesita el docente para aumentar el atractivo de sus procesos de enseñanza aprendizaje. Ahora es más fácil poder enganchar al alumnado, todo gracias a instrucciones precias. No obstante, hay algo más a lo que nos puede ayudar.

Descubriendo el diseño universal del aprendizaje 

Disponiendo de una actividad innovadora, atractiva y dinámica, vamos a poder llegar a la gran mayoría de estudiantes, pero no a todos; y la educación debe ser ante todo universal. Por lo tanto, ¿cómo la IA nos va a permitir llegar a todo el alumnado?

Para este punto, son muchos los docentes que se forman y buscan soluciones al llamado diseño universal del aprendizaje, y la IA es un gran ayudante para dotar de orientación y recursos para esos casos complejos y ayudar a contextualizar actividades.

Por medio de una detallada descripción, a la actividad y las necesidades que el docente haya detectado, las IA generativas son capaces de ofrecer una alternativa a esas actividades para hacer llegar los contenidos a toda la diversidad del alumnado, incluyendo orientaciones sobre los recursos a emplear, y recomendaciones metodológicas para el desarrollo de la actividad.

Un buen uso de una gran herramienta Casi humano

No obstante, aunque es una gran herramienta, es fundamental revisar las producciones de la Inteligencia Artificial antes de ser utilizadas en cualquier ámbito, en especial el educativo debido a la importancia de garantizar la calidad, la ética y la relevancia de los contenidos generados. 

La revisión de las producciones de la IA permite verificar la precisión de la información, la coherencia del contenido y la adecuación a los objetivos educativos, asegurando que los materiales sean fiables y pertinentes para los estudiantes y docentes. 

Al revisar cuidadosamente las producciones de la IA, se promueve la confianza en estas herramientas tecnológicas y se garantiza su efectividad como recursos de apoyo para la enseñanza y el aprendizaje, contribuyendo así a una experiencia educativa enriquecedora y segura para todos los involucrados.

La IA a través de un entorno seguro y ético

Con tantas ventajas y facilidades para el docente y los estudiantes, la inclusión de IA generativa es clave. Por ello, en ODILO apostamos por la inclusión responsable de asistentes de IA generativa en los Ecosistemas Ilimitados de Aprendizaje.

De tal manera que, para la generación de contenido formativo, hemos incluido en nuestra herramienta de autor este potencial de crear actividades basadas en metodologías activas, elaborar textos, desarrollar hilos narrativos en las actividades, realizar propuestas didácticas inclusivas, apoyar el diseño universal, generar actividades y cuestiones ligadas a competencias, etc.

Todo ello en un entorno seguro y ético con la IA y los datos. Un ecosistema digital con las mayores garantías de seguridad para los estudiantes y docentes, gracias al cumplimiento de los más altos estándares de seguridad y ante todo, evitando guardar cualquier dato que comprometa a los usuarios.

Además, la disposición de un amplio catálogo de recursos multiformato, facilita a docentes y estudiantes de ayudas para:

  • El uso ágil de las IA.
  • La aplicación ética de los contenidos generados.
  • El desarrollo de una actitud responsable y respetuosa de las nuevas tecnologías emergentes.
  • Fomento de uso seguro de las nuevas tecnologías.
  • Conocimientos para la revisión y empleo de las producciones generadas por IA.

En conclusión, la implementación de la Inteligencia Artificial (IA) en la educación representa una transformación significativa, aportando innumerables ventajas tanto para docentes como para estudiantes. A través de la personalización del aprendizaje, la automatización de tareas administrativas y el apoyo en la creación de contenidos innovadores y dinámicos, la IA se posiciona como una herramienta valiosa para el ámbito educativo. 

No obstante, es crucial que su uso se haga de manera ética y responsable, garantizando la calidad y pertinencia de los materiales generados. La revisión cuidadosa de las producciones de la IA asegura que se mantengan los estándares educativos y se promueva la confianza en estas tecnologías. 

Iniciativas como las de ODILO demuestran el potencial de integrar la IA de forma segura y efectiva, contribuyendo a un ecosistema de aprendizaje enriquecedor y accesible para todos.

Contact